Juegos Clásicos. El Bingo.

Bingo - Ultimo Turno

Se me ha ocurrido que voy a hablar en algunas ocasiones de esos juegos clásicos, algunos de azar que llevan años en nuestros hogares y que aun muchos de ellos son juegos que salen en series de televisión, o en las sobremesas de reuniones familiares o de amigos, y por eso voy a hacer unos específicos de estos tipos de juegos y voy a empezar con un juego fácil y sencillo, que estoy seguro que alguna vez habréis jugado (ya sea con amigos o en los lugares oficiales para jugarlos) y que por seguro habréis escuchado en varias series televisivas como La que se Avecina, claramente estoy hablando del Bingo.

El Bingo

Cuando se trata de algunos de nuestros juegos de mesa y casino más tradicionales, la mayoría de nosotros conocemos las reglas y estrategias, sin siquiera pensarlo. Esto es simplemente debido a la prevalencia de estos juegos en nuestras vidas. Considere la posibilidad de un juego como el bingo – se puede jugar, literalmente, a cualquier nivel. Hay bingos para que los niños jueguen cuando son jóvenes, incluso algunos profesores los utilizan en la escuela y actividades; el bingo se juega por diversión, por los premios, y por el dinero; en estos días, la gente incluso puede apostar en línea en sitios como Binguez! Es por lo tanto, no es de extrañar que la mayoría de nosotros podría jugar una partida de bingo con los ojos cerrados; aunque simplemente se ignora la complejidad y la historia detrás del juego, la cual es bastante interesante. He aquí una breve mirada a la historia del bingo que cualquier fan del juego debe disfrutar.

Historia  del Bingo

La mayoría coincide en que el primer indicio de un juego de bingo viene de Italia en la década de 1530, y una especie de lotería conocido como “Lo Giuoco del Lotto D’Italia“. Esta fue una lotería financiera con un formato al estilo del bingo que en realidad todavía se juega hoy en Italia. La lotería misma fue adoptada por los franceses en el siglo XVIII bajo el nombre de “Le Lotto”, y los alemanes pronto lo siguieron con un juego similar al utilizado para los propósitos educativos matemáticos. En el siglo XX, el juego llegaría a América del Norte, donde comenzó a transformarse en lo que todos conocemos hoy en día.

“Beano”

Después de extenderse por toda Europa el juego comenzó a presentarse en Norteamérica. En un principio el juego se hizo popular en las ferias de los pueblos y festivales. Consistía en un organizador que sacaba discos enumerados de una caja de cigarros mientras los jugadores marcaban los números en sus tarjetas colocando alubias (beans) sobre ellas y se gritaba “beano” si ganaban.

Durante una visita al carnaval de Atlanta en 1929, Edwin Lowe, un vendedor de juguetes de Nueva York, descubrió el Beano. Lowe notó la gran emoción que sentían los jugadores. Cuando éste regresó a Nueva York, Lowe compró todo lo necesario para poder realizar el juego y junto con algunos amigos empezaron a probarlo y se dió cuenta que sus amigos estaban jugando al Beano con la misma emoción y fervor que los que había visto en el carnaval.

Bingo Moderno

Hay un debate sobre como exactamente el nombre de “Bingo” llegó a ser el definitivo. Algunos dicen que Lowe escuchó a un jugador gritar accidentalmente “Bingo” en vez de “Beano” después de ganar una partida y así el nombre perduró. Por otro lado, otros argumentan que el nombre de “bingo” era usado en Gran Bretaña a principios del siglo XVIII, y el uso del nombre era más una estrategia de marketing de Lowe.  De todos modos, durante la década de 1930, Lowe produjo juegos de bingo en múltiples formatos, rápidamente extendiéndolos en todo el país. Dentro de la siguiente década el bingo se extendió por todo los Estados Unidos, y desde entonces ha crecido hasta convertirse en uno de los juegos de mesa más populares. Como se ha mencionado, el juego existe a todos los niveles posibles, desde juegos para niños hasta en casinos o los sitios en línea y aplicaciones móviles!

En 1977 se autorizó el bingo en España. Se inventó un nuevo sistema de bingo diferente al que imperaba por entonces: el bingo de 90 números. En la década de los ochenta se vivió una auténtica fiebre del “bingo moderno” cuando las máquinas y los salones de juego entraron en escena.

Y ahora os dejo con algunas preguntas, ¿qué os ha parecido la entrada?, ¿conocíais los orígenes de este juego? ¿alguna vez lo habéis jugado?.

  • Farko

    Interesante la entrada. No tenía ni idea de que un juego tan simple tenía un pasado tan largo. Y jugarlo puede que alguna vez en la tierna infancia, pero sólo para darme cuenta de que no merecía la pena repetir.

    • http://www.androizados.com Jason Rider

      Ya, yo tampoco sabía que tenía tanta historia detrás. Y la última vez fue hace un añito más o menos en casa de unos amigos donde hicieron un bingo improvisado para pasar la tarde… la verdad que no es de mi predilección, pero bueno… 😛