La boca del Mal. Liga Nacional de Arkham Horror

III Liga Arkham Horror

Como ya viene siendo habitual, desde Último Turno os traemos todas las novedades sobre la III Liga Nacional de Arkham Horror, en esta ocasión os traemos el séptimo escenario de la liga titulado “La Boca del Mal“, donde nuestros investigadores se las verán y desearan para conseguir resolver los enigmas que se les presentan en esta nueva aventura.

Aunque sucedió en la oscuridad de la noche, lo recuerdo claro como la luz diurna. La escalera me llevó de vuelta por las calles de Arkham, hacía frío y empezaba a llover. De repente me sobresaltó un grito desgarrador, corrí hacia el origen del mismo y todo lo que encontré fueron los restos mutilados de dos chicas que yacían una junto a la otra.

Algunas personas bajaron por la calle. Pero no pude entender por qué me señalaban, yo no había hecho nada. Sin embargo todo el mundo me estaba gritando. Así que corrí en busca de un camino entre las sombras nocturnas, lejos de los ojos que me acusaban.

Huí largo tiempo, estaba tan cansado… ya no quedaban lugares donde ocultarse. ¿Debí quizás haber vuelto al lugar del crimen, donde murieron las dos jóvenes víctimas? No, hice bien en huir al puente del río Miskatonik, allí quería buscar refugio en la rivera de sus caudalosas aguas.

Pero lo que vi en el puente me hizo estremecer. La multitud que me perseguía había logrado alcanzar mi destino antes que yo mismo. Ahora vestían unas túnicas extrañas y avanzaban dando extraños saltitos, como si sufrieran de una cojera severa. Entre ellos también había policías que ahora se giraban y atacaban a la turba para unirse a ella instantes después. Muchos de ellos empezaban a transformarse en extrañas criaturas, era realmente enloquecedor. Hasta yo quería unirme a la muchedumbre, dejarme llevar por los instintos más bajos del ser humano y transformarme también en un engendro.

En lugar de ello, cerré los ojos con todas mis fuerzas. Una fuerte ventolera me sacudió de pies a cabeza. Los sonidos se apagaron, y una brillante luz me golpeó la sien. Cuando, dolorido, abrí de nuevo los ojos, me encontraba en un lugar que no conocía. La muchedumbre había desaparecido. Una gaviota graznaba melancólica en las alturas.”

Lo que necesitarás para este escenario es lo siguiente:

Mucha suerte a todos los que estáis en la liga y os seguiremos manteniendo al corriente sobre las novedades de esta liga.